MASK - ON!


 

MASK - ON! 

Por Karen Franklin Gerente de Capacitación

 

Cuando hablamos de mascarillas pensamos inmediatamente en la envidiable piel de las coreanas y la infinidad de opciones, colores, texturas, funciones e ingredientes que podemos encontrar y la variedad de precios que se ajustan a todos los presupuestos. Si bien es cierto que las mascarillas son el boom desde hace ya algunos años, hoy más que nunca hay una oferta impresionante de este novedoso y particular producto, pero ¿por qué son un éxito?

Una mascarilla más allá de las tendencias actuales brinda resultados inmediatos en nuestra piel, ya sea para que luzca impecable, hidratada, luminosa, sin líneas de expresión, o para nutrir, calmar y eliminar los signos del estrés y cansancio, ¡hay de todo y para todos! Es por ello que se ha vuelto una solución práctica para aquellas personas que además de complementar su rutina de día o de noche, quieren consentir su piel, disfrutar de un mini spa en casa, tienen algún evento importante o solo desean relajarse un fin de semana.

Sobre las mascarillas de hoja se dice que son un suero en bolsita y sí, literalmente eso son. Un suero o una ampolleta muy potente que se utiliza una sola vez y que gracias a su uso constante puede mejorar o mantener drásticamente la apariencia de la piel en un periodo de tiempo relativamente corto, por eso es uno de los productos estelares y más reconocidos en el mundo entero.

Me gusta probar todo tipo de texturas e ingredientes que convengan a mi tipo de piel mixta-sensible y con tendencia a acné, qué lío ¿no? Tengo que elegir cuidadosamente las mascarillas que me ayudarán con la condición de mi piel y optar por texturas y fórmulas específicas dentro de todo el universo que existe. Debo decir que mi piel a veces no está tan receptiva a recibir ciertos ingredientes o consistencias, pero los infalibles siempre serán los calmantes, regenerantes, protectores y humectantes como el aloe, el té verde, el bambú, la baba de caracol, el oro, colágeno, ácido hialurónico, ceramidas, guaiazuleno, centella asiática… en fin. 

Mis favoritas

Mi mascarilla favorita hasta ahora es la 24K COLLAGEN GEL MASK. No solamente el nombre suena a lujo, es todo un lujo aplicarse un producto como éste, comenzando porque dentro de sus ingredientes está el oro puro de 24K que aporta elasticidad, ayuda a la producción celular, promueve la circulación sanguínea, brinda luminosidad, previene el fotoenvejecimiento y ¡todavía hay más! combina el colágeno marino y el triple ácido hialurónico para humectar a profundidad, aportar firmeza y rellenar las arrugas.

Y es que 24 K COLLAGEN GEL MASK al colocarla en la piel inmediatamente se ajusta y se adhiere al rostro gracias a su forma anatómica y de hidrogel; la cualidad de éste material es que transporta los ingredientes activos para una mejor absorción y permite la descongestión. Puedes percibir la frescura y un efecto lifting inigualable al instante, una piel mucho más radiante, lisa, sin apariencia de poros y sin arrugas. ¡Es toda una experiencia utilizar una mascarilla Premium!

 

 

Otra de mis mascarillas favoritas es Missha Time Revolution Artemisia Jelly Sheet Mask, una mascarilla de un ingrediente 100% puro que calma, refresca, humecta, alivia irritaciones y elimina rojeces del rostro. La artemisia, planta originaria de la Isla de Ganghwa en Corea del Sur, tiene propiedades antibacterianas y antioxidantes que nutren el rostro y controlan el sebo.

Algo que amo de Artemisia, es que es una de las pocas mascarillas que se pueden ajustar al tamaño del rostro debido a su sistema innovador de fibras naturales flexibles, además su fragancia tan sutil ayuda a calmar y relajar los sentidos, lo que resulta ideal para personas que tienen un estilo de vida ajetreado o se encuentran muy estresadas.

Siempre he creído que cada elección es una inversión y apostar por productos que no solamente ayudan a mejorar la apariencia, sino que tratan y solucionan alguna necesidad, nos hace ver y sentir bien. La mascarilla de Artemisia y 24K Collagen Gel Mask (y qué decir de la línea completa) son de esas opciones que necesitas cuando tu piel no está en las mejores condiciones o cuando deseas vivir toda una experiencia para el cuidado de la piel.

 

 

TIPS!

Dependiendo tu tipo de piel y la mascarilla que hayas elegido, normalmente se pueden usar 2 a 3 veces por semana si es una mascarilla de hoja con fibras e ingredientes naturales, o hasta 1 vez por semana si es de hidrogel o alguna fórmula tipo arcilla, para masaje o peel off.

Jamás, ¡jamás! te debes dormir con una mascarilla de hoja porque todos los beneficios de los ingredientes y el efecto que buscabas después de varias horas, se los regresas a la mascarilla (como si no te la hubieras puesto) y por ende disminuye su efectividad ¿QUÉ? Sí, así como lo lees, eso sucede en realidad. Así que es mejor hacerle caso al modo de uso de cada producto y dejar actuar el tiempo indicado en el empaque.

También puedes guardar tus mascarillas en el refrigerador, esto le dará un plus de frescura y te ayudará a descongestionar y tonificar tu piel, además la sensación es deliciosa.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados